lunes, 9 de noviembre de 2009

94

No es que tenga un vacío intolerable
sino contornos que sienten,
como todos.


-

3 comentarios:

  1. Han venido.
    Invaden la sangre.
    Huelen a plumas,
    a carencia,
    a llanto.
    Pero tú alimentas al miedo
    y a la soledad
    como a dos animales pequeños
    perdidos en el desierto.

    Han venido
    a incendiar la edad del sueño.
    Un adiós es tu vida.
    Pero tú te abrazas
    como la serpiente loca de movimiento
    que sólo se halla a sí misma
    porque no hay nadie.

    Tú lloras debajo de tu llanto,
    tú abres el cofre de tus deseos
    y eres más rica que la noche.

    Pero hace tanta soledad
    que las palabras se suicidan.

    Alejandra Pizarnik

    Abrazos Karina, tan corto y tan "total" tu texto.

    ResponderEliminar
  2. Esos vacíos que se intersectan con tus manos y con tu miradas. Y los contornos que te definen, que se abren y se cierran en la vida cotidiana. Desde ahí nos vamos moviéndo entre los pasillos de luces y espejos. Varios besos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre acertada.
    Sin duda.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Lo esencial se halla en la encrucijada entre nuestro sentido personal de vacío, la obstinación por aplacarlo y los vientos.

Haciendo radio

Haciendo radio
Click en la foto y están todos los programas de "Perras Negras" listos para oir.

Etiquetas

Seguidores